MEXICO: Delitos menores saturan cárceles; concentran reos a 4 estados

18.03.2013 08:49

Delitos menores saturan cárceles; concentran reos a 4 estados

El Sistema Penitenciario Nacional está integrado por 420 centros; en penales del país existe un sobrecupo de 24.3% de reos

David Vicenteño

18/03/2013 05:52

Relacionadas

CIUDAD DE MÉXICO, 18 de marzo.- Distrito Federal, Estado de México, Baja California y Jalisco concentran 41.93 por ciento de la población carcelaria del país.

Los 420 centros penitenciarios del país, que tienen una capacidad para 195 mil 278 internos, hasta enero del presente año contaban con una población de 242 mil 754 reos, lo que representa una sobrepoblación de 47 mil 476, es decir, 24.3%.

De acuerdo con el informe Estadísticas del Sistema Penitenciario Nacional, elaborado por la Secretaría de Gobernación (Segob) y el Órgano Administrativo Desconcentrado Prevención y Readaptación Social (OADPRS), hasta el primer mes de 2013 había en el país 193 mil 194 internos del fuero común y 49 mil 560 del fuero federal.

Del total de la población por delitos del fuero común, 75 mil 413 estaban en condición de procesada y 117 mil 781 de sentenciada; mientras que del fuero federal 24 mil 891 estaban sujetos a proceso y 24 mil 669 ya habían recibido una sentencia.

Sobre el total de internos en penales hasta enero de 2013, 95.2 por ciento son hombres, un total de 231 mil 113; y el resto, 11 mil 641 son mujeres, que representan 4.8 por ciento.

Las cifras del informe indican que al inicio del presente año la entidad con más población penitenciaria es el Distrito Federal, con 41 mil 596 personas en prisión, seguida del Estado de México con 17 mil 694 y Baja California con 16 mil 429.

Las tres entidades con menor población penitenciaria eran, hasta la fecha del informe, Campeche, con mil 404, Zacatecas, con 970, y Tlaxcala, con 833 internos.

El Sistema Penitenciario Nacional está integrado por 420 centros, de los cuales el gobierno federal administra 15, divididos en el Complejo Penitenciario Islas Marías, 12 Centros Federales de Readaptación Social (Cefereso), un Centro Federal Femenil y el Centro Federal de Readaptación Psicosocial (Ceferepsi), ubicado en Morelos.

El Gobierno del Distrito Federal (GDF) administra 11 centros penitenciarios, los gobiernos estatales tienen bajo su gestión 303 penales y los municipios cuentan con 91 centros.

En materia de penales federales, el Complejo Penitenciario Islas Marías, que tiene instalada una capacidad para ocho mil 40 internos, es el que contaba con la mayor población, hasta el pasado enero, con siete mil 732 reos.

Crecimiento

De acuerdo con las cifras del informe Estadísticas del Sistema Penitenciario Nacional, enero 2013, se establece que durante la pasada administración federal, encabezada por Felipe Calderón, la población carcelaria creció 12.3 por ciento de 2007 a 2012.

El 2007, primer año completo de la administración calderonista, concluyó con 212 mil 841 personas en las cárceles mexicanas, y terminó 2012 con 239 mil 89 reos, un crecimiento neto de 26 mil 248 internos más en el pasado sexenio.

De diciembre del año pasado al primer mes de 2013, tres mil 665 personas han ingresado a un penal, lo que representa un incremento de 1.5 por ciento en sólo 31 días.

Tamaulipas inició el presente año con una población penitenciaria de seis mil 481 internos, de los cuales mil 259 estaban relacionados con delitos del fuero federal.

Hasta enero del presente año en Michoacán están internos cinco mil 317 personas; en Morelos había tres mil 253, y dos mil 395 reos en Coahuila.

Bombas de tiempo

El Gobierno Distrito Federal (GDF) cuenta con 11 prisiones, con una capacidad real para 22 mil 524 internos, pero hasta enero del presente año la población era de 41 mil 596 personas, una sobrepoblación absoluta de 19 mil 72 reos.

Estas cifras, presentadas en el informe Estadísticas del Sistema Penitenciario Nacional, enero 2013, establecen que la sobrepoblación penitenciaria en la Ciudad de México es del 84.67 por ciento.

El Estado de México es la segunda entidad con más sobresaturación en sus cárceles, según el informe, al tener 17 mil 694 internos en sus 22 prisiones, que en realidad cuentan con una capacidad para 10 mil 379 personas, por lo que la sobrepoblación es de 70.4 por ciento.

Le sigue en la lista Jalisco con 16 mil 340 internos en 33 centros penitenciarios con una capacidad real de 9 mil 279, lo que significa una sobresaturación de 76.1 por ciento.

El Complejo Penitenciario Islas Marías, ubicado en el Pacífico mexicano, con siete mil 732 internos hasta enero del presente año, tenía entre sus habitantes a 680 internos procedentes de Sinaloa, 410 de Jalisco, 403 del Distrito Federal y 386 de Sonora, entre otros.

En el penal de máxima seguridad Cefereso 1 Altiplano, en Almoloya de Juárez, Estado de México, había una población de mil 67 internos hasta enero de 2013.

El DF es la entidad que más población le ha aportado a este centro penitenciario con 157 personas, seguida de Tamaulipas, con 128, Sinaloa, con 96, y Guerrero, con 77, entre otras.

El informe presenta un capítulo relacionado con “incidencia” en el que no se precisa el periodo o las fechas en que ocurrieron los casos que se muestran en las estadísticas que presenta la situación carcelaria a enero de 2013.

Se detalla que al primer mes del año estaban registradas 89 incidencias, clasificadas como 42 riñas, 15 agresiones a terceros, 15 decesos, cinco suicidios, cuatro autoagresiones, cuatro fugas, dos huelgas de hambre, un homicidio y un intento de suicidio.

Por estos casos hubo 105 internos involucrados en riñas, 24 en agresiones a terceros, 15 en los decesos, seis en fugas, cinco en los suicidios, cuatro en las autoagresiones, dos en huelgas de hambre, uno en homicidio y otro en intento de suicidio.

Critican desatención en las prisiones

El Sistema Penitenciario Nacional se encuentra ignorado por las autoridades y saturado por tener en su interior a personas que cometieron delitos menores, afirmó la investigadora Elena Azaola.

La especialista en derechos humanos e integrante del Sistema Nacional de Investigadores, dijo que las prisiones están saturadas e impera la impunidad en el aparato de justicia.

“Necesitarían estar en prisión los que han cometido homicidios y, como sabemos, el 86 por ciento de los homicidios en México quedan impunes y ésos son los que deberían estar, los que comenten delitos de violencia.

“Los que están por delitos contra la salud están por cantidades ínfimas de droga, más bien por ser consumidores. No se tiene racionalidad alguna, la mayor parte de los que están por delitos de fuero común son quienes han cometido robos muy pequeños, absolutamente insignificantes”, expresó la investigadora.

Al conocer los resultados del informe “Estadísticas del Sistema Penitenciario Nacional, enero 2013”, elaborado por la Secretaría de Gobernación (Segob) y el Órgano Administrativo Desconcentrado Prevención y Readaptación Social (OADPRS), Azaola indicó que las autoridades de los tres ámbitos de gobierno no se han aplicado para atender la crisis carcelaria.

“Las autoridades no se han esforzado en nada, en echar una mirada a fondo, sin tener la voluntad y la sabiduría política que se requiere para atender debidamente el tema de las prisiones.

“Ha sido un tema absolutamente abandonado, relegado de la importancia de todo lo que es el aparato de seguridad y de justicia”, aseguró Azaola.

La investigadora comentó que la saturación de las cárceles representa un riesgo, tanto para la población de internos como para los directores y los vigilantes.

“Están en el más rotundo abandono, hay muchas prisiones en el país viviendo situaciones muy graves a los que uno no entiende cómo hay personas que aceptan dirigir esas instituciones, con el riesgo permanente de sus vidas, porque se sabe que el control está en manos de los internos.

“Hay varios directores y custodios que han muerto en los últimos años, que han muerto a manos de los criminales”, dijo.

Azaola concluyó que para atender con efectividad el problema de la saturación carcelaria, las actual administración federal deberá trabajar en reformas a códigos penales y en programas de penas alternativas.

“Se deben revisar los códigos penales, porque siempre creen que van a resolver las cosas poniendo delitos más graves y más graves, resulta que todos los delitos son graves, y ésos son los que llevan a la gente que no debería estar ahí.”

 

http://www.excelsior.com.mx/2013/03/18/889530